En la vida ninguno de nosotros está exento de sufrir algún imprevisto, desde una hospitalización repentina hasta un accidente de cualquier tipo puede tomarnos por sorpresa y es importante tener cómo responder a ellos monetariamente sin necesidad de adquirir deudas significativas que tengan luego repercusión en nuestro presupuesto fijo mensual. Este tipo de incidentes son inevitables, por lo cual es fundamental contar con un fondo de emergencia que nos permita cubrir los costos necesarios ante estas situaciones sin que esto afecte nuestros planes y finanzas.

En este artículo queremos comentarte qué es un fondo de emergencia y por qué es importante contar con uno. 

 

¿QUÉ ES UN FONDO DE EMERGENCIA? 

 

Un fondo de emergencia no es más que un colchón de dinero destinado a cubrir situaciones imprevistas, es decir, una cantidad de dinero ahorrada para ser utilizada en casos de emergencia que no se pueden aplazar. 

Este fondo de reserva es una parte fundamental del patrimonio de una persona o empresa pues evita que lleguemos a adquirir deudas innecesarias que pueden terminar descontrolando totalmente nuestras finanzas. Es importante destacar que este fondo debe ser un ahorro a parte de nuestros ahorros convencionales y así mismo debe ser uno de los primeros o el primer objetivo a cumplir para cualquier persona o empresa que desee gozar a futuro de bienestar financiero. 

El fondo de emergencia debe realizarse con la finalidad de atender únicamente verdaderas emergencias, se debe tener presente que este ahorro no es para cumplir caprichos ni para terminar de ajustar las cuentas del mes que por gastos innecesarios podamos descuadrar. 

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CONTAR CON UN FONDO DE EMERGENCIA?

 

La importancia del fondo de emergencia reside en dos puntos principales: 

 

  • Evitar deudas: contar con un fondo de emergencia garantiza que podamos tener un respaldo económico si se presenta alguna emergencia sin tener que adquirir deudas, por ejemplo, si al momento de un imprevisto no nos queda más remedio que acudir a la tarjeta de crédito o a algún préstamo personal, debemos saber que terminaremos pagando más de lo que el imprevisto implicaba ya que esa deuda adquirida va a generar intereses o comisiones que también debemos asumir y que pueden ser bastante altos. Esto traerá como consecuencia que durante el tiempo comprometido con la deuda dispongamos de menos capital para los gastos y el ahorro ya que una cuota del dinero mensual debe ir destinada al pago de dicha deuda.

 

  • Te da seguridad para invertir: una vez que tengas estructurado tu fondo de emergencia podrás dar un paso seguro hacia la inversión de tu dinero, sabiendo que tienes la espalda cubierta ante cualquier imprevisto que pueda ocurrir. Es bien sabido que el camino del inversor no es una línea recta, pueden presentarse muchas sorpresas para las cuales lo mejor es estar preparado, nadie sabe por ejemplo cómo será el comportamiento de la bolsa y si jugará a tu favor o en contra, en caso de que allí desees invertir. 

 

Ahora bien, ya comentamos que es un fondo de emergencia y por qué es importante contar con el tuyo, pero si aún no tienes uno ¿Cómo empezar a crearlo? a continuación te lo detallamos: 

 

3 PASOS PARA EMPEZAR A CREAR TU FONDO DE EMERGENCIA

 

  • Organiza tu presupuesto mensual: para crear tu fondo de reserva necesitarás empezar a ahorrar dinero, pero para esto deberás tener claro tus gastos mensuales. Organizar tu presupuesto te dará un mejor panorama del dinero que percibes y en qué lo estás gastando, así mismo te permitirá identificar qué gastos son excesivos e innecesarios, reducirlos y establecer así una cuota mensual realista que puedas ahorrar.

 

  • Prioriza tus ahorros: el paso más importante para empezar a crear tu fondo de emergencia es darle prioridad al ahorro. Destinar una cuota mensual sin falta para tu fondo de emergencia lo hará crecer y estructurarse poco a poco, eso sí, debes ser disciplinado para no tocar ese dinero a mitad de mes para pagar alguna cuenta que no te alcanzó o cubrir algún capricho. 

 

  • Divide tus cuentas: lo más recomendable es llevar el ahorro para tu fondo de emergencia en una cuenta diferente a la que tengas el dinero para los gastos del mes, de esta manera evitarás que se confundan ambos fondos, gastes de más y perjudiques tus ahorros. Eso sí, ten presente que la cuenta donde tengas tu fondo de emergencia debe ser una cuenta con liquidez inmediata, es decir, debes poder acceder a ese dinero fácilmente de presentarse alguna emergencia, pues al final para eso es este fondo. 

 

¿CUÁNTO DINERO DEBERÍA TENER EN EL FONDO DE EMERGENCIA?

 

Si bien no existe un monto determinado pues todo va a depender de tu situación particular, muchos asesores financieros recomiendan tener de tres a seis meses de gastos contabilizados en el fondo de emergencia.

Basados en este principio el monto que deberías tener en tu fondo de emergencia puedes determinarlo a través de tu presupuesto mensual, una vez lo hayas establecido lo único que debes hacer es multiplicar ese monto total que gastas al mes por ejemplo por tres y el resultado será la meta inicial para tu fondo de emergencia. Decimos que será la meta inicial debido a que una vez lograda puedes perfectamente seguir haciendo crecer ese fondo de emergencia hasta el punto donde te sientas tranquilo y seguro.

Una vez que hayas determinado el monto meta para tu fondo de emergencia y analizado tu presupuesto mensual podrás establecer la cuota de ahorro y en cuánto tiempo podrás conseguir tener esa cifra en tu fondo de emergencia. Si vives en Latinoamérica y te es posible, lo recomendable es que lleves tu fondo de emergencia en una moneda fuerte como es por ejemplo en dólares o euros, de esta manera estarás protegiendo tu dinero de la inflación y devaluación. 

 

¿CÓMO GESTIONAR EL FONDO DE EMERGENCIA?

 

El ahorro para el fondo de emergencia debemos tenerlo depositado en algún lugar seguro que nos permita acceder a este de forma inmediata al momento de necesitarlo y que no conlleve ningún riesgo significativo. Es por esto que a la hora de gestionar el fondo de emergencia hay que tener en cuenta tres factores super importantes: liquidez, rentabilidad y seguridad.

 

  • Liquidez

Los imprevistos por definición no podemos preverlos, lo cual quiere decir que no sabemos en qué momento podamos necesitar tener acceso a nuestro fondo de emergencia. La liquidez no es otra cosa que tener acceso al dinero en todo momento, es por esto que tener nuestro fondo de emergencia por ejemplo invertido en un inmueble no es una buena idea, piensa que de llegar a necesitar ese dinero muy probablemente no podrás vender el inmueble y cobrarlo de manera inmediata. 

 

  • Rentabilidad

Cuando hablamos del fondo de emergencia, la liquidez y seguridad serán más importantes que la rentabilidad, ya que por tratar de conseguir la mayor rentabilidad posible del dinero de nuestro fondo de emergencia podemos asumir riesgos significativos que pueden terminar perjudicándonos

Sin embargo tampoco es lo mejor tener ese dinero inmovilizado en una caja fuerte o debajo del colchón, es de sentido común tratar de obtener de él alguna rentabilidad aunque sea pequeña. Sobre todo cuando la inflación está siempre presente y provoca que nuestro dinero vaya perdiendo valor. En este sentido nuestro objetivo de rentabilidad debe ser simplemente ganarle a la inflación, una forma de hacerlo como lo mencionamos más arriba, sobre todo si vives en Latinoamérica, es manteniendo tus ahorros de ser posible en moneda fuerte como lo son el euro y el dólar. 

 

  • Seguridad

El principal objetivo del fondo de respaldo es poder hacer frente a imprevistos y por obvias razones no podemos ponerlo en riesgo. En este sentido, garantizar la preservación del capital y que el dinero siempre estará ahí será el objetivo. No es conveniente en este caso invertir el dinero en acciones, fondos de inversión de renta variable ni de renta fija a largo plazo. Mientras mayor rentabilidad queramos sacar de ese dinero, mayor será el riesgo que debemos asumir. 

 

En conclusión, el fondo de emergencia es un colchón de seguridad y tranquilidad que te permitirá sobrellevar cualquier imprevisto sin necesidad de que esto te deje deudas o un desastre financiero que asumir.

Una opción puede ser mantenerlo en una cuenta bancaria de ahorro donde además de ofrecer total liquidez puede generar algo de intereses, siempre debes consultar si se exige un saldo mínimo y si se cobraran algún tipo de comisiones por ejemplo por mantenimiento de la cuenta. Otra opción pueden ser los fondos de inversión de renta fija como bonos, letras y pagarés de empresa. Siempre ten presente que es más importante la liquidez y seguridad de tu fondo de emergencia que llegar a obtener gran rentabilidad y beneficio de él. 

Crear un fondo que te respalde no es tan complicado como tal vez puedes imaginarte, solo requiere un poco de dedicación, organización y disciplina. Empieza a crearlo de a poco, pero empieza, recuerda que este es el primer paso que debes cumplir para gozar de bienestar financiero y si tu aspiración como la nuestra es alcanzar en algún momento la tan deseada libertad financiera. 

 

¿Qué te pareció este post? Déjanos tus comentarios…

 

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.